Los gobiernos autonómicos de Madrid, Valencia y Andalucía protestan por no pasar a la fase 1