El otro drama de Mallorca: Miquel se encontró a su madre muerta… y algún milagro