Desbordados de ayuda: “En Sant Llorenç ya no se necesita nada más”