Los testimonios de los milagros de la tragedia: Un ciclista y la guardia civil, ángeles de la guarda