Laura intentó defenderse antes de que Montoya, rabioso, “la golpease contra el suelo”