El hombre de los 2.000 tumores pide perdón pero no acepta devolver los 260.000 euros que pide la acusación