Teo sigue su lucha contra la obesidad y ya ha perdido 200 kilos de los 385 que llegó a pesar