Teo llora de alegría junto a su hermana por el regalo de tener un nuevo cuerpo