Los expertos, rotundos: "No existe la tecnología para crear un virus, se puede manipular pero dejaría una cicatriz y SARS-CoV-2 no la tiene"