Isaac le pide perdón a Marina y los dos acaban llorando en el juego de la sinceridad: “Te quise mucho, estuve enamorado de ti y no fingí nada”