Una bomba pone en jaque la fuga