Consejo para no ser juguete roto