Menchu va a la Iglesia a reprimir su libido y acaba queriendo hacerle un apaño al cura