¡Parrales se declara!