‘Una vagina sin vida, una almorrana emocional y una Navidad de muerte’