La realidad no supera a la ficción en ‘La que se avecina’