¡El secuestro exprés de Amador!