Una joven, dispuesta a pagar 120.000 euros por el piso del moroso