Sergio Arias, el 'quisquilla'