Maite, pillada con las manos en la pasta