Araceli, Berta y el masaje con final agridulce