¡Qué felices son!: Amador y la Yoli se comen a bocados en la habitación