Edmundo vuelve a su niñez: “Juré que cuando me fuera bien me iba a vengar durmiendo”