Paula García no quiere tener ningún contacto con la policía