¿Hasta qué punto el físico nos puede “salvar” de una situación extrema? Hacemos la prueba