"Hija, no hay nada que perdonar"