La casa de Belén Esteban, por dentro