Guardiola: No se puede dosificar