Harrison, añora el cine de antes