Irina Shayk, en bañador