Mario Picazo, con el tempo