Mondego, ¡pillado otra vez!