Sara Carbonero, con la Fundación Numen