1992, un barco lleno de sorpresas