Los peluches, los nuevos turistas