Isabel Sartorius se obsesionó con la prensa