¡América no se corta!: “La primera vez que vi a mi hija actuar, por poco me muero”