Bertín Osborne, en la casa de Antonio Orozco