Garbiñe: “Antes, cuando perdía un partido, me pasaba dos días sin hablar”