El secreto mejor guardado de Pablo López: ¡De pequeño chupaba las paredes!