Paz, de su viaje a Calleja a Benín: “La santera me trincaba las tetas, debía pensar que me las había traído el vudú”