Quique San Francisco no se fía de la comida de Jorge Sanz… ¡Y se pide una pizza!