Rosa, a Bertín: "Pensar en abandonar no me lo perdonaba ni yo"