Sardá y Boris Izaguirre se conocieron gracias al coche de Javier