La vida de Carlos Moyá cuando tenía 17 años... no era la de un adolescente normal