Aznar quiere ser el mejor político... también en la cocina