La historia más surrealista de Martes y Trece en un pueblo extremeño como ¿rumberos?