El lugar más raro donde Manuel Carrasco ha firmado un autógrafo: “¡Se bajó los pantalones!”