Padilla, ante el dolor de los suyos al mirarle: “Eso sí que para mí era un maldito espejo”