Miguel Ángel Revilla y la anécdota con Severiano Ballesteros que le salvó la vida